Autora: Marcela Díaz. Adiestradora de perros de Asistencia

El clicker en sí es una simple cajita plástica con una lámina metálica en su interior, que al presionarla produce un sonido. Actualmente se ha convertido en una importante herramienta para desarrollar una técnica de adiestramiento con refuerzos positivos, aplicable en perros para diferentes fines (compañía, obediencia, perros de asistencia, agility, perros detectores de drogas, etc.), y en otros animales como caballos, delfines, gatos, etc.

La base del adiestramiento con clicker está en el Condicionamiento instrumental (Skinner), que es un mecanismo de aprendizaje en el que la conducta del perro produce la aparición de un refuerzo (positivo o negativo).

El sonido del clicker se introduce como reforzador condicionado, asociándolo a un reforzador primario (algo que por sí solo motive al perro, puede ser comida, juego, caricias, etc.). De esta forma se utiliza el clicker para marcar el momento justo en que aparece el comportamiento deseado, igual como lo haríamos con una cámara fotográfica, captamos el momento preciso en que el perro realiza lo que queremos. Después del sonido siempre viene el premio (reforzador primario); sin embargo a través del adiestramiento vamos cambiando los programas de refuerzos, desde uno de intervalo fijo (se premia todas las veces que el perro realiza el comportamiento deseado) a uno de intervalo variable, es decir los refuerzos se presentan en algunas ocasiones, el perro nunca sabrá cuando será premiado lo que lo mantiene atento y motivado.

El clicker le comunica al perro que lo que estaba haciendo cuando oyó el sonido me gusta y va a recibir un premio.

Al utilizar esta técnica no esperamos que el perro realice de inmediato el comportamiento que le pedimos, sino que premiamos cada paso que nos lleve a él; esto se denomina moldeado por aproximaciones sucesivas.
Tampoco se utiliza la orden, sino hasta que el perro ya sabe realizar el comportamiento que luego asociaremos a ella. El adiestramiento con clicker no se basa en las órdenes, ya que aún el perro no conoce su significado. El momento de introducir una palabra o señal para que ejecute algún ejercicio, es cuando vemos que el perro realiza el comportamiento aprendido en cualquier momento esperando que haga sonar el clicker; entonces al crear la señal se premia sólo cuando el perro realice el comportamiento después de darle dicha señal.

De esta forma podemos ir agregando mayor complejidad a cada ejercicio, premiando sólo las ejecuciones del detalle que queremos mejorar. Por ejemplo, usted ya le enseñó al perro a andar junto con correa sin tirar; ahora puede trabajar la posición, por lo que premiará sólo las veces en que el perro camine sin tirar y con los hombros pegados a su pierna.


VENTAJAS DEL ADIESTRAMIENTO CON CLICKER:

- Timing perfecto, el refuerzo se presenta en el momento justo.
- Puede ser utilizado en cualquier edad del animal.
- Se puede utilizar para enseñar una cantidad infinita de ejercicios.
- El sonido refuerza mejor que la voz, porque siempre funciona igual.
- Es un método positivo, sin castigo. Lo peor que puede ocurrir es que no suene el clicker.
- Es una técnica de adiestramiento que resulta intuitiva y muy divertida para perro y amo.
- El comportamiento aprendido con el método clicker es mucho más resistente a la extinción.
- Una vez que el perro a entendido el “juego” de hacer sonar el clicker, el aprendizaje y pulido de ejercicios es mucho más rápido que en el adiestramiento tradicional.
- Estimula la creatividad del adiestrador al buscar la forma de comunicar al perro lo que quiere que realice, además de inventar cada día ejercicios nuevos.

El adiestramiento con clicker le puede parecer muy parecido al adiestramiento con premios, pero no es lo mismo. La diferencia está en que el clicker es un reforzador condicionado y el perro no dependerá de los premios o la comida. El perro buscará hacer que suene el click!, esa es su recompensa. A medida que se establecen las conductas se va reemplazando la comida por caricias y el clicker por una palabra, que siempre están a nuestro alcance.
Tanto el castigo como el premio deben aparecer en el momento en que se está realizando el comportamiento, de otra forma el perro no comprende por qué exactamente lo premiaron o lo castigaron. Por ejemplo si enseña a su perro a saltar un obstáculo, lo ideal sería premiarlo en el momento en que está en el aire, en el momento justo en que está saltando, pero ¿cómo le puedo dar la golosina en ese momento? Con el clicker podemos premiar en el momento perfecto y dar la comida como premio después. El mensaje ya fue entregado, el premio sólo refuerza aún más la orden.

¡Por fin nos estamos entendiendo!.... pensará su perro. Le invito a conocer esta técnica y eche a volar su imaginación inventando que locura le enseñará. Le aseguro que lo disfrutarán.


Bibliografía
- “Introducción al método clicker. Un perro y un delfín”. Karen Pryor. Kns Ediciones S.C. 1996
- “¡No lo mates… enséñale! El arte de enseñar y adiestrar” Karen Pryor. Kns ediciones S.C. 1999
- “Agility, fundamentos, aprendizaje y competición”. Joseph Boix. Editorial Hispano Europea. 2001