Autor: Suzanne Clothier www.flyingdogpress.com/difficult.html
Traducción: Marcela Díaz Villaflor www.adiestramiento.cl

Imagine 2 globos, como los de las historietas, suspendidos sobre la cabeza de su perro. En uno de ellos dice “¿POR QUÉ?”, como “¿por qué debería caminar sin tirar, quedarme quieto, venir, traer objetos, saltar?” El otro globo dice “¿POR QUÉ NO?”, como “¿por qué no morder tus zapatos, caminar por aquí, comerme tu sandwich?”.

Creo que estas dos preguntas (junto con las respuestas recibidas) constituyen las primeras pesquisas que dan forma a la relación de los perros con los humanos. Al grado que nosotros seamos capaces de suministrar respuestas satisfactorias a estas simples preguntas, podemos comunicar una cantidad extraordinaria de información a nuestros perros. Pero hay, inevitablemente, una cacería. Las respuestas que nosotros creemos que son satisfactorias, pueden no satisfacer al perro. Y siendo un perro, se aleja de nosotros y continua con su vida mientras nosotros andamos a tientas buscando las respuestas apropiadas.

En un irónico vuelco, nuestra calculada selección de conductas específicas en perros de raza, ha conducido al desarrollo de razas que, más vigorosamente que otras, insisten en su interes, considerando las respuestas a las 2 preguntas primarias de su vida. Por ejemplo, un Border Collie podría preguntar “¿por qué?” y estar perfectamente satisfecho con un “porque yo te lo digo”. Puede motivar su insaciable deseo de hacer algo –aún un trabajo ajetreado–, un Border Collie no se cuestiona más allá. Por el otro lado, un Husky Siberiano con una respuesta como esa, puede simplemente levantar su cabeza y contemplar a su dueño con cara de no entender el chiste (los siberianos saben que “porque yo te lo digo” no es una respuesta aceptable). Y el diálogo comienza:

Perros dificiles de adiestrarDueño: Tú deberías hacer esto porque me quieres.
Siberiano (sinceramente): El amor es un sentimiento, no una razón.
Dueño (subiendo el tono): Es importante que lo hagas.
Siberiano (con gran sabiduría): Los humanos le dan importancia a las cosas equivocadas.
Dueño (aumentando su enojo): ¡Si tú no haces esto, te castigaré!
Siberiano (con dignidad): Entonces, puedo no tener más opción que complacerte. Pero puedo optar en no confiar en ti o querer estar contigo.
Dueño (más calmado, intentando otro acercamiento): Lo haré divertido para ti.
Siberiano (interesado): ¿Qué tan divertido?
Dueño: ¡Tan divertido que rogarás por más!
Siberiano: En ese caso, lo intentaré. Pero recuerda, me aburro fácilmente. Será mejor que sea bueno.

Ahora, si el dueño intentaba llevar al perro a correr, el dialogo pudo ser muy diferente:
Dueño: Quiero que corras como el viento.
Siberiano: ¡Voy de inmediato!

En uno de mis seminarios (se refiere la autora), un adiestrador me presentó a su perro con esta queja: “no deja de oler el suelo mientras caminamos junto con correa, y estoy cansado de pasar vergüenzas en el ring de obediencia. No puedo entender por qué lo hace. ¿Qué puedo hacer para que deje de olfatear?”. Al mirar a su perro, tuve que aguantarme la risa. Era un Bloodhound, comportándose precisamente como lo han hecho generaciones de reproducción selectiva, insistiendo que se comporte de cierta manera. Cuando yo le pregunté por qué estaba tan decidido en lograr titulos de obediencia avanzada con este perro, el adiestrador respondió “bueno, muy pocos Bloodhounds son buenos en obediencia, por lo que voy a hacerlo con este perro”.

Tecnicamente hablando, todos los ejercicios de obediencia estaban dentro de las habilidades físicas y mentales del perro. El truco está, por supuesto, en el adiestramiento. Cualquier acercamiento era usado, lo que obviamente fallaba en responder la legítima pregunta “¿por qué?” (o más exacto en este caso “¿por qué no olfatear?”) Y hasta que el adiestrador traiga a colación una respuesta mejor, el perro continuaba haciendo lo que a él le divertía hacer – olfatear el suelo.

Aquí tenemos una fórmula básica para una de las causas de problemas en el adiestramiento:
Mientras más grande sea la distancia entre el punto X y el punto Z, más tendrá que explicar el Y.
(X= conducta deseada Z= conducta programada genéticamente Y= ¿por qué?)

En otras palabras, no es difícil lograr un cobro en un perro cobrador, que un pastor reúna ganado o que un Siberiano corra. Pero tendrá que tener respuestas mucho mejores cuando usted envíe a un Mastiff o a un Greyhound a cobrar un pato al agua helada.

Hay 3 cualidades básicas que hacen a un perro “fácil de adiestrar”
1. La inteligencia (que yo defino como la conciencia del perro y la curiosidad que tenga sobre el mundo)
2. La voluntad (el deseo del perro de interactuar socialmente con otros seres), y
3. La confianza (física, emocional e intelectualmente)

Seguramente, muchas de las razas “difíciles de adiestrar” poseen estas cualidades en gran medida. Y agregando la habilidad atlética de muchas de estas razas “difíciles de adiestrar”, usted tiene, en teoría, un perro que puede aprender a hacer casi cualquier cosa. Por supuesto, si el perro posee menos de estas tres cualidades básicas, más difícil será tener una respuesta adecuada al “¿por qué?” y al “¿por qué no?”. Al perro muy perceptivo, tímido o tremendamente independiente puede no importarle mucho sus respuestas.

Existen otras 3 cualidades que tienen un impacto en el adiestramiento:
1. El Sentido del humor (lo que los perros encuentran tremendamente divertido no siempre es lo que le hace gracia al humano que está al otro extremo de la correa)
2. El umbral de aburrimiento (a menudo mucho más bajo de lo que los humanos imaginan)
3. Conductas selectivas de la raza (que no siempre coinciden con las conductas humanas o con nuestras metas en el adiestramiento – como el Bloodhound en el ring de obediencia)

Cada raza es una mezcla única de estas 6 características en proporciones variadas. Las razas “fáciles” se caracterizan por umbrales altos de aburrimiento –ellos están deseosos de repetir hasta las tareas relativamente sin sentido por largos períodos de tiempo– y en el rango de conductas selectivas de la raza son particularmente dispuestos a varias tareas como obediencia o agility. Las razas “difíciles” se caracterizan por un bajo umbral de aburrimiento (se aburren fácilmente) y un escaso espectro de conductas selectivamente criadas. Los adiestradores que tienen éxito con razas “difíciles” son guías creativos que están deseosos y son capaces de hacer el adiestramiento divertido, interesante y relevante para el perro. Ellos pueden responder la pregunta “¿por qué?” y “¿por qué no?” con gran claridad, humor y respeto por lo que hace a una raza única.

Como con cualquier raza, el éxito en el adiestramiento de las razas “difíciles”, comienza con una relación de mutua confianza y afecto. Hay también un grado de familiaridad involucrado –usted debe conocer que perro tiene. No lo que usted espera que él sea, pero quien es él en un momento determinado de su convivencia. ¿Qué le divierte a él? ¿le gustan los elogios exagerados o los juegos o las golosinas? ¿qué considera él como un premio? ¿qué cosas le importan? ¿qué cosas le gustan? ¿cómo aprende –en saltos intuitivos o en progresos o en pequeños pasos? Tanto con el Siberiano como con el Schnauzer, no hay una sola receta para el éxito en el adiestramiento, excepto esta: conocimiento cercano del perro y de usted mismo.

En nuestra manada de 7 perros, tenemos 7 mentes enormemente diferentes. Por ejemplo, el Golden de mi esposo, Molson, es muy dispuesto al trabajo duro, incluso si la mente del adiestrador no está totalmente en el proceso de adiestramiento. Pero enseñarle trucos nuevos es muy difícil. Él cree, por razones que no podemos precisar, que cada paso que logra es todo un truco, y está momentáneamente frustrado cuando le pedimos un poco más; como un ligero levantamiento de su pata. Entonces, nosotros la entrenamos lentamente, en pequeños pasos y en ocasiones le intercalamos trucos viejos para ofrecerle algo de alivio –“¡esto sé como hacerlo!” La comida es un poderoso motivador para este perro.
Por el contrario, Grizzly, nuestro Pastor Alemán más joven, hace grandes avances, es altamente creativo y a menudo generaliza su conocimiento para ajustarse a nuevas situaciones. Él no se frustra fácilmente, pero requiere que seamos entusiastas y nos concentremos como él. Con un adiestramiento poco entusiasta logramos respuestas poco entusiastas de Grizzly. Mientras lo motivamos con comida, él ama traer cosas, por lo que los juguetes son poderosos premios para él.

En el mundo de los adiestradores, muchos prefieren perros que no hacen muchas preguntas, perros que ceden fácilmente al control y ordenes, mas bien de reglas arbitrarias; hay muchísimas razas que tienen una reputación de testarudos, difíciles de adiestrar, obstinados. A menudo siginifica que un “perro difícil” es un perro inteligente, que hace demasiadas preguntas para un adiestrador común. Como la mente del perro no es automáticamente obediente, viene equipada con su propia visión del mundo y sus propias definiciones de lo que constituye significado, actividades agradables. Esto no quiere decir que estos perros no sean voluntariosos – uno de los mayores encantos de estas razas es su agudo interes en la vida y las personas. Si le dan las respuestas correctas de “¿por qué?” y “¿por qué no?” muchos de estos perros pueden no ser solo agradables sino que abiertamente brillantes en la ejecución de sus tareas.

Hay razas que “llevan” a sus dueños, ignorando cortésmente las fallas humanas mientras llevan a cabo las tareas asignadas con estilo. En general, las “razas difíciles”, quedan a medio camino, quedándose en su suelo en secreto con un destello de humor en sus ojos, esperando a su dueño para equipararse paso a paso. ¿Busca precisión? Entonces usted debe ser, estos perros a menudo insisten, muy preciso también. ¿Diversión en sus términos? Entonces usted debe aprender también a divertirse en los términos del perro. ¿Es entusiasmo lo que usted busca? Entonces no debe solamente encontrar la manera de hacer entretenido el aprendizaje y la ejecución, tambien debe dar de su parte el 100% para realizar las tareas –el perro “difícil de adiestrar” trabaja bien en equipo, pero él solo pondrá de su parte lo que le corresponda.

“Está PROHIBIDA la reproducción total o parcial de este artículo en cualquier medio (gráfico, electrónico, etc) sin autorización escrita de su autor y de los responsables de Adiestramiento.cl”