La socialización del perro es una etapa muy importante, en la que tenemos la obligación de mostrarle cómo interactuar con su entorno. Hasta los 4 meses, aproximadamente, tenemos una gran ventana abierta de aprendizaje, que nos permitirá tener un perro equilibrado, sin problemas de relación con otros perros, que no teme a los niños, que es amistoso con la gente, etc. Muchas personas creen que socializarlo “demasiado” o dejar que sea amistoso con las personas arruinará su función como perro guardián. Esto es un error, ya que su perro será un mejor guardián si está bien socializado. La habilidad de su perro para alertar la presencia de algo inusual, dependerá de su habilidad de reconocer una situación inusual. Un perro que ha conocido el mundo y a conocido a cientos de personas conocidas y extrañas está mejor preparado para reconocer una verdadera amenaza.

Un perro que no ha sido socializado y que ha estado aislado de las personas, se volverá temeroso y puede reaccionar en forma agresiva a cualquier estímulo, ya que todos serían desconocidos y potencialmente una amenaza para él.

“Está PROHIBIDA la reproducción total o parcial de este artículo en cualquier medio (gráfico, electrónico, etc) sin autorización escrita de su autor y de los responsables de Adiestramiento.cl”